Saltear al contenido principal

Durante el confinamiento por la COVID-19 el consumo digital experimentó importantes cambios. La crisis provocada por la pandemia contribuyó al hecho que los usuarios invirtieran mucho más tiempos en Internet, acentuando así las compras digitales y provocando una modificación en el comportamiento del consumidor.

Crecimiento Comercio electrónico en 2020

Numerosos estudios han evaluado el crecimiento del comercio electrónico que se ha vivido durante el 2020. A causa del confinamiento, el comercio electrónico superó su crecimiento de los dos últimos años. Así lo recoge el VII Estudio Anual de eCommerce 2020: El COVID, el informe del cual señala que el 70% de la población compra en línea y que el confinamiento ayudó a aumentar a un 51% la frecuencia de compra. Otro dato importante, extraído del mismo estudio, nos indica que en la actualidad siete de cada diez internautas compran en línea, cifra que representa un total de 22,5 millones de ciudadanos de entre 16 y 70 años. Este número deja entrever el crecimiento del comercio electrónico que vive actualmente.

En cuanto a la facturación de la e-commerce en Cataluña, que cuenta con un total de 837 empresas dedicadas a esto, en el 2019 supuso el 1,5% del PIB catalán, superando así los 3.773 millones de euros de facturación, según un estudio de lo l’agencia pública catalana Acció. Si ya en 2019 el comercio electrónico generó más de 18.334 puestos de trabajo, después de la pandemia estas cifras crecieron todavía más. Durante los meses de verano de 2020 un 13% de empresas catalanas se unieron al comercio electrónico.

Tendencias para 2021

Estos últimos meses hemos podido observar importantes cambios de comportamiento tanto en la manera de comprar como en la adquisición de productos de primera necesidad. Por un lado, hemos visto el reciente aumento que ha experimentado el comercio de proximidad y por otro, la aparición de nuevos modelos de compra en el ámbito del ecommerce, como por ejemplo: los modelos de suscripción y los pagos diferidos.

Además de los cambios de actitud que afectan la demanda, se ha visto una transformación de la oferta con grandes retailers en línea. Este gran crecimiento, impulsado por la pandemia, propiciará que una de las grandes tendencias en 2021 sean los mercados en línea (marketplaces), es decir, plataformas donde diferentes tiendas pueden anunciar sus productos. Algunos ejemplos de marketplaces serían: Amazon, eBay o Aliexpress. A continuación os dejamos una lista donde encontraréis las principales tendencias que vivirá el comercio electrónico este año.

  • Omnicanalidad

La omnicanalidad se trata de una estrategia de comunicación que permite estar en contacto con los clientes a través de diferentes canales y dispositivos. En lugar de usar los canales por separado, se unifican. De este modo se aseguran que el consumidor compre a través de cualquier canal. En este caso en concreto, hablaríamos de aquellas tiendas que venden tanto en línea como offline.

Los beneficios principales de la omnicanalidad para la e-commerce se encuentran en la mejora de la eficacia y la recolección de los datos de los clientes sobre sus preferencias con el objetivo de ofrecer un servicio más adaptado y personalizado.

  • Buscas de voz

La voz representa una solución perfecta para desarrollar un vínculo más próximo y cálido entre el cliente y la empresa, factor inexistente hoy en día a través de la compra por Internet. También permite optimizar y ampliar el acceso a los contenidos en línea.

Con las buscas de voz, el comprador podrá realizar una petición oral que le proporcione la respuesta adecuada y de forma más cómoda, lo cual ayudará a crear un diálogo humano y potenciará las compras en línea.

  • Productos y marcas sostenibles

La economía verde cada vez tiene más protagonismo en nuestra sociedad. Muchos consumidores buscan aquellos comercios que ofrecen productos y servicios más respetuosos con el medio ambiente.

La marca tiene que ser responsable y estar comprometida con la causa, para el usuario es prácticamente un requisito en la hora de consumir un producto y decantarse por una marca.Existen estudios que indican que el consumidor verde está dispuesto a pagar hasta un 20% más por productos ecológicos.

  • Recommerce

Lo recommerce, se trata de la reventa, también conocido como comercio inverso, es decir, la compra de productos de segunda mano.

Aunque no se trata de un concepto nuevo, aplicado en el mundo del ecommerce se ha podido ver un cambio en el comportamiento del consumidor. El recommerce va desde la venta de productos usados en redes sociales hasta las aplicaciones o páginas webs destinadas a esto. Los consumidores están cada vez más concienciados en la reducción de su propio consumo y el impacto negativo que esto provoca en el medio ambiente.

También es importante nombrar otro tipo de tendencias, en primer lugar la adaptación de logística de las compañías, como podría ser la atención al cliente y la modificación de los procesos para hacer frente a la demanda creciente, después encontraríamos una oferta mayor de productos, y finalmente, experiencias de uso más innovadoras, como podrían ser las buscas de voz o una oferta de métodos de pago más flexibles.

Inscríbete a la newsletter

Inspiración, tendencias y opinión para profesionales de la tecnología

He leído y acepto el Aviso legal.


Volver arriba